sábado, 6 de julio de 2013

Carlos Delfino las parte como un Queso


Erase una vez una gran dirigente estudiantil cuyo nombre era Verónica Raffaelli. Aunque era una chica muy linda, todas las reconocían por su inteligencia, liderazgo y conducción. A poco de ingresar a la Universidad, se destacó como pocas en las agrupaciones políticas de la misma. Sin embargo, sus ideas transgresoras hicieron que muchos la vieran como una enemiga de los grupos que dominaban la casa de estudios.
Un buen día, Verónica comenzó a organizar un gran festival en beneficio de los afectados por una catástrofe natural que afectó a una provincia del norte del país. Pese al evidente malestar de las autoridades por el festival, la chica siguió adelante con su proyecto.
Ocurrió entonces que, una noche, la dirigente estudiantil estaba sola en su departamento estudiando distintas propuestas sobre como realizar el festival. De pronto, sonó el timbre, la chica se levantó y se dirigió hacia la puerta.
- ¿Quién es? – preguntó.
- Carlos – fue la respuesta – Carlos Delfino.



Verónica recordó que Carlos Delfino era una de las estrellas del equipo de basquet de la ciudad y que esa misma tarde le había comentado que tenía algunas propuestas interesantes sobre el festival. No pensó que podría llegar a visitarla tan rápido y menos a esa hora, pero lo cierto es que Carlos estaba allí.
La chica abrió la puerta y ante ella estaba Carlos, con sus dos metros de altura y su calzado número calzado, con toda la apariencia de un jugador de básquet por su físico y estatura. Estaba vestido totalmente de negro, con una polera bien gruesa y unos guantes de cuero que le cubría la mano. En sus manos sostenía un paquete y además llevaba una mochila.
- Hola Verónica, buenas noches, vengo por las propuestas para el festival.
- Perfecto Carlos. ¿Y ese paquete?
- Es un regalo, espero que te guste, un producto típico de mi provincia.
La chica abrió el paquete, aunque por el olor que despedía era obvio de que se trataba, pero de todas formas no dejo de estar sorprendida al ver que el obsequio era un enorme Queso Gruyere, con grandes y voluminosos agujeros.
- ¡Un Queso! ¿Pensas que me lo voy a comer yo solita? – dijo Verónica.
- Te va a llevar mucho tiempo, es muy grande. Bueno, Verónica, toma estas carpetas aca tengo las propuestas para el festival.
- ¿Puedo decirte algo, Carlos? ¿No te vas a enojar?
- Decime.
- Tu apellido, Carlos. Delfino me hace recordar a una canción que dice “Lo encontré a Delfino, el asesino, enterrando su cuchillo, sin tener ningún motivo”.
- ¡Ja, ja! ¿Acaso pensas que soy un asesino? En ese caso sería Carlos, el asesino del Queso, ¿No te parece?



Ambos se rieron muy fuerte. Verónica se sentó y comenzó a ver las carpetas, para saber cuales eran las propuestas de Carlos. La chica le daba la espalda al basquetbolista, que sin ella lo viera, siempre con sus guantes negros, comenzó a sacar un enorme cuchillo de la mochila. Con el cuchillo en la mano, en forma sigilosa, Carlos comenzó a acercarse a la chica.
- Esto es muy interesante, Carlos – comentó Verónica.
Pero Carlos no contestó, levantó el cuchillo con su mano derecha, tapó la boca de la chica con la otra mano, y con una enorme rapidez, la degolló, cortándole el cuello con una herida muy profunda. La dirigente estudiantil fue así asesinada por Carlos Delfino.
Carlos puso el cuchillo sobre la mesa, tomó el Queso y lo tiró encima del cadáver de su víctima. Al finalizar el ritual dijo en voz alta:
- Queso.
Carlos fue al baño, se limpió la sangre, la ropa y el cuchillo, y guardó todo en la mochila. Entonces abandonó el departamento. Esto fue uno de los crímenes de Carlos Delfino, el basquetbolista asesino.
En el futuro, mujeres famosas serian sus víctimas.




4 comentarios:

  1. Es Carlos Delfino el basquetbolista? En ese caso debería ser «Carlos Delfino las mata de un triplazo» en vez de partirlas como un Queso

    ResponderEliminar
  2. Me gusta el titulo, felicitaciones

    ResponderEliminar
  3. No seria mas razonable también el olor a queso para enmascarar el olor de la sangre

    ResponderEliminar
  4. Queso

    Me encanta el queso :3
    Me gustó esta Creepy, me imagino al asesino diciendo: Queso...
    Esta Creepy me hace feliz

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...