viernes, 30 de octubre de 2015

¡Queso! (Algo más que un tuit)


Esta es una historia de ficción inspirada en algunos hechos reales escrita por Ravellya Zamas


Se conocieron en un grupo de teatro que interpretó la famosa obra “Lluvia que moja” del afamado autor Romualdo Benavente. El se llamaba Carlos Sebastián Beneitez y en aquella obra interpretaba al protagonista, cuyo nombre era Bernabé Velásquez. Ella se llamaba Valeria Alejandra Gutiérrez, e intervenía haciendo un papel menor, con muy pocas palabras, el de Pepa, la sirvienta. Durante la obra los personajes jamás interactuaban entre sí.
Ocurrió entonces que ella, o sea Valeria, se enamoró de él, o sea Carlos, pero no fue un amor correspondido. El la ignoraba, fingía no conocerla, apenas la saludaba con algún “Buenas noches” y ninguna otra cosa. Ella jamás se atrevió a confesarle su amor. Así cuando la obra finalizó sus representaciones la vida los puso en caminos separados.



Transcurrieron algunos años, Valeria tenía una cuenta de twitter donde jugaba con su propio nombre y el de la top model Valeria Mazza. En su twitter se hacía llamar @vareliamasas y firmaba como Ravellya Zamas.
En su perfil decía “Soy la Quesona, me gustan los hombres con olor a Queso en los pies, dale, anímate y tírame un Queso”.
Además tenía un blog donde publicaba cuentos muy bizarros de suspenso. El Blog se llamaba “Cuentos Sangrientos” y contenía los “Relatos Quesones”, una saga de cuentos muy bizarros de asesinos y asesinas donde en cada asesinato los asesinos tiraban un Queso a sus víctimas y en muchos relatos se incluía el fetichismo de los pies. Lo curioso es que, sin excepciones, todos los asesinos hombres se llamaban Carlos.
En el blog firmaba como “Carlos Queson” un seudónimo masculino donde jugaba con sus propios personajes, aunque más tarde comenzó a firmar como “Carlos Queson y Ravellya Zamas”.
Ocurrió entonces que Valeria escribió una historia cuyo personaje se llamaba Carlos Sebastián Beneitez, inspirado en aquel joven actor del que estuvo enamorada mientras participó de aquel grupo de teatro. El relato se llamaba “¿Te gusta el Queso?” y allí Carlos asesinaba mujeres y les tiraba un Queso. Antes de hacerlo, le preguntaba a sus víctimas “¿Te gusta el Queso?”.
Un buen día y casi por azar, buscando algo en twitter encontró una frase de Hemingway.
“Una buena vida no tiene porque medirse con edades bíblicas”.
La cuenta que la publicaba era de “Bernabé Velásquez” @Seba2209. Valeria no pudo evitar recordar a aquel muchacho y al empezar a ver la cuenta, y ver algunas fotos, no tuvo dudas. Era él, el mismo del que había estado enamorada. Guiada por un instinto irrefrenable, comenzó a escribir un tuit En el tuit puso “Quiero un Queso servido por @Seba2209” y agregó una imagen donde Carlos llevaba un Queso en una bandeja. No pudo evitar mandarle un tuit, aunque después se arrepintió, pero ya era tarde para ello.



Pasaron algunos días, y la verdad que Valeria se había olvidado de aquel tuit, pues a veces pasaban varios días sin que abriera la cuenta. Pero un día lo hizo y para su sorpresa se encontró con un “Bernabé Velásquez te ha seguido” y un tuit enviado por @Seba2209 donde decía:
@vareliamasas Gracias por la bonita historia de los Carlos asesinos tiraquesos, pero... me devolverías mi imagen, nombre y permisos? Son míos.
Valeria sintió un escozor la leer el tuit, dudó en contestar, no sabia que poner, pero finalmente algo se le ocurrió... así envío un tuit de respuesta...
@Seba2209 Me tiras un Queso? Ja, ja, gracias por tu buena onda, nos das el permiso? Si o no? Saludos!!!
La respuesta de @Seba2209 no tardó en llegar, para sorpresa de Valeria...
@vareliamasas Bueno ok. La próxima avisa. Así cambia. ¿Si o no?
Valeria le contestó...
@Seba2209 si, por supuesto!!!!
Valeria estaba muy contenta, al fin había encontrado a aquel muchacho del que estaba enamorada, además viendo algunas fotos de él, lo encontró todavía más atractivo, bello y seductor. Sin embargo, no sabía si mandarle un nuevo tuit, o dejar todo ahí...
Días después, dijo “Ma’ sí, le mando otro tuit” pensó Valeria y así mandó un nuevo tuit...
Nos dará permiso @Seba2209 para una nueva historia de Quesones? No haremos nada sin su opinión ni aprobación
No pasó ni media hora, cuando Valeria ya tenia la respuesta...
Un cuchillo grabado con nombre de la víctima. Seré cruel, el crimen será perfecto. @vareliamasas adelante con la historia. Carlos Queson.



A Valeria le encantó que Beneitez citará en el tuit el seudónimo con que ella solía escribir sus cuentos... le agarró una verdadera inspiración y no tardó en escribir un cuento. Se trataba de una historia donde Carlos Sebastián Beneitez asesinaba a la escritora Ravellya Zamas (o sea a ella misma) con un cuchillo que decía su nombre (“Ravellya Zamas”) y le tiraba un Queso. El crimen era perfecto, pues en el relato Beneitez lograba que la policía creyera que se había tratado de un suicidio.
Valeria subió el relato al blog y le mandó un tuit a Beneitez con el enlace...
@Seba2209 y fuiste muuy cruel... aj... aj... me asesinastes con ese cuchillo... aj aj... au revoir mon ami...
Beneitez le contestó otra vez...
@vareliamasas usaré los 1ros. Billete de tu herencia, compraré mi katana. Cortaré cubos de Queso y lo q sobre del filo para alguna piel más”.



Valeria ya no quería enviar ningún tuit más, pensaba que Beneitez se iba a enojar, y ya era suficiente con esos que había mandado, pero un día su genio pudo más y mandó uno...
Eso sí @Seba2209 que el próximo tuit tenga la palabra “QUESO” ja, ja, saludos, un besito
Otra vez, la respuesta llegó rápido...
@vareliamasas voy a tener para vos algo más copado que un tuit. Quiero hacerte algo copado. Espero sea pronto.
Valeria quedó muy intrigada... ¿Qué significaba algo más que un tuit? Transcurrieron algunas jornadas y Valeria prefirió no mandar más tuits... pero un día le llegó por twitter un mensaje directo de “Bernabé Velásquez”...
Hola Quesona. Gracias por tus tuits. Tengo en mente hacer algo con Carlos Queson jaja. Una historia con actores...




Mayúscula fue la sorpresa de Valeria, que quedó entre asombrada y a la vez muy feliz con aquel dialogo, le fascinó que Beneitez le dijera “Quesona” el apodo que tanto le gustaba...
Así dialogo con Carlos Sebastián Beneitez, este le dijo que tenía en mente hacer un video con el relato donde la asesinaba y le tiraba un Queso. Pero mientras transcurría el dialogo, Valeria se dio cuenta que Beneitez no se acordaba de ella...
“Soy tu admiradora secreta” le confesó ella al darse cuenta que daba lo mismo que le dijera su nombre real o uno inventado, pues el no la registraba en lo más mínimo...
“Yo te tiro un queso y vos una pista, quesona...” le dijo Beneitez.
Bueno, Valeria decidió no tuitear más para no molestar, y literalmente desapareció del twitter, esperó que aquel video se hiciera realidad. Sabía que no era fácil, se conformaba con una foto de Carlos donde le mostrará un Queso, o al menos un tuit con la palabra “Queso”. Pero nada, nada de nada, el algo más que un tuit nunca llegó...
La relación entre los tuiteros se dio por terminada cuando Carlos el dijo en otros mensaje directos:“Parece ser muy importante tu anonimato. No juego más al NN”. No había tal anonimato pues Valeria le había dado pistas de quien era, solo que el no se acordaba de ella en lo más mínimo...




El algo más que un tuit nunca llegó... los días se convirtieron en semanas, las semanas en meses... Valeria se quedó así esperando el “algo más que un tuit”, que Carlos le tirará un Queso, pero nada pasaba, es más @Seba2209 ya ni siquiera publicaba tuits...
Un día cuando el incidente entre @vareliamasas y @Seba2209 parecía olvidado, casi por arte del azar, ella lo vio a él en el Shopping del Abasto... se acercó, ella lo miró, el la miró pensando: “¿Y está loca, quien es?”.
- Hola – le dijo Valeria muy timidamente...
- Hola, ¿Quién sos, piba?
- ¿No te acordás de mí? En aquel grupo de teatro, el de “Lluvia que moja”, yo era la sirvienta...
- Yo estuvé en ese grupo de teatro... pero no me acuerdo de vos, nena...
- Bueno, a lo mejor ahora sí vas a saber quien sos... ¿Me tiras un Queso?
- ¡Queso! – dijo sorprendido Beneitez - ¿Sos vos la tuitera? ¡No lo puedo creer!
- Yo te dije quien era, pero vos no te acordabás de mí...
- Para nada, bueno...
- Me prometiste algo más que un tuit... una filmación con alguno de mis cuentos... yo me quede esperando como una boluda... nunca pasó nada...
- Que no haya pasado hasta ahora no significa que no pase nada. Te invitó a participar en este grupo de teatro, dale vení, hoy mismo... nos juntamos en un departamento... podemos hacer ese relato.. me entusiasmaba la idea de hacer un personaje que asesinaba a una mina y le tiraba un Queso... ja ja... ¡Queso!



Lo cierto es que Valeria aceptó la invitación y aquella noche concurrió a la cita. En el departamento la esperaba Carlos Sebastián Beneitez. El joven estaba vestido como un camarero, con guantes negros que le cubrían la mano.
Valeria notó que había varias camaras en el lugar, iba a preguntar cuando...
- Lo que vamos a hacer, si sale bien y me gusta lo voy a publicar en YouTube – le aclaró Carlos – esperó que el video tenga éxito, después podemos hacer más.
Sobre la mesa había una gran horma de  Queso, de esos Quesos con muchos agujeros...
- ¿Y ese Queso?
Le preguntó Valeria a Carlos, mientras este le daba la espalda.
- Vamos a tratar de representar la obra, te lo dije, yo haré el papel del asesino, vos el de la víctima...
- ¿Y los demás actores?
- En el cuento solo hay dos personajes, Carlos y Ravellya, no hacen falta más...
- Pero me dijiste que era un grupo de teatro, yo pensé que iba a haber más actores...
- Bueno, hoy solo somos vos y yo...
Carlos se dio vuelta, y para sorpresa de Valeria, con la mano izquierda sostenía la bandeja con un gran Queso, y con la derecha,
un enorme y largo cuchillo con la inscripción: “Ravellya Zamas”, se acercó a la chica sosteniendo tanto el Queso como el cuchillo, mientras la chica, empezó a retroceder aterrorizada...



- ¿Te gusta el Queso? – le dijo.
- Por favor, Carlos, no, no, Carlos...
- Te dije que iba a hacer algo copado, algo más que un tuit... te preguntó de nuevo, ¿Te gusta el Queso?.
Con la chica virtualmente entre el cuchillo y la pared, Carlos dijo nuevamente:
- ¿Te gusta el Queso?
En ese momento, levantó el cuchillo con su mano y sin piedad alguna, comenzó a apuñalar a la inocente mujer...
- Queso - dijo en voz alta al efectuar la primera cuchillada, sobre el pecho de la víctima.
- Queso - dijo en voz alta al efectuar el segundo cuchillazo, clavando el cuchillo en el estomago de la víctima.
- -Queso - dijo en voz alta al efectuar la tercera puñalada, un corte en el cuello de la víctima.
- Queso - dijo en voz alta al efectuar el cuarto cuchillazo otra vez en el estomago.
- Queso – dijo al efectuar la quinta puñalada, dejando esta vez el cuchillo clavado sobre el corazón de la mujer.



El asesino dio por finalizada su tarea, tomó el Queso Pategras que estaba sobre la mesa y lo tiró sobre su víctima diciendo en voz alta por sexta voz:
- Queso.
Al rato Carlos subió el video a YouTube titulado “¿Te gusta el Queso? Así asesiné a la Quesona”. Se convirtió en un furor nunca visto con millones de visitas en un par de horas...
Pero esa es otra historia, la nuestra “Algo más que un tuit” finaliza ahora con Carlos mirando a la cámara, sonriendo con su mirada asesina, y sosteniendo un Queso con una bandeja, y diciendo en voz alta:
- ¡QUESO!




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...